Cargando...

Regístrate y el envío de tu primer compra es ¡GRATIS!

Requerimientos edafoclimáticos de la cebolla

Requerimientos edafoclimáticos de la cebolla

Requerimientos edafoclimáticos de la cebolla

La cebolla Allium cepa L. es un cultivo típicamente de invierno y se adapta bien en algunas regiones semidesérticas. La parte comestible de esta hortaliza es un bulbo maduro, aunque también pueden sus hojas cuando tiernas. Debido a su amplio uso doméstico la cebolla es una hortaliza excelente para ser considerada en huertos familiares ya que algunas veces puede ser cosechada en bulbos y otras en manojo.

Se trata de un cultivo muy extendido por todo el mundo, pues hay gran número de cultivares con distinta adaptación a las diferencias de climatología que influyen en su vegetación. A pesar de ello no todos los países cubren sus necesidades, y han de importar una parte de su consumo.  La superficie total plantada de cebolla en el mundo asciende a más de 2 millones de hectáreas, produciéndose 32.5 millones de toneladas, siendo México el principal país productor con una producción de 1,487,101.98 Toneladas (SIAP, 2019)

Adaptación

Climas templados no extremosos (González, 1984). Regiones subtropicales con invierno definido.

Ciclo de madurez

30 a 35 días en vivero y 100 a 140 días en el campo. 70-110 días después del trasplante. 130-180 días (Santibáñez, 1994).

Tipo fotosintético 

C3.

REQUERIMIENTOS CLIMÁTICOS

Altitud

0-2800 m (Benacchio, 1982).

Fotoperíodo

Es una especie de día neutro, pero hay cultivares que se dan mejor en días cortos y otros que se dan mejor en días largos (Benacchio, 1982). La cebolla se comporta como indiferente al fotoperíodo o como planta de día largo La duración crítica del día para cultivares sensibles al fotoperíodo varía de 11 a 16 horas. Los cultivares de día largo no forman bulbo en latitudes bajas, donde los días son cortos durante todo el año. La mayoría de las variedades requiere de días largos para la formación de bulbos, aunque existen ciertos cultivares tropicales que forman bulbos aún en condiciones de fotoperíodos cortos. Para la formación de bulbo esta planta requiere de 12-16 horas luz. Sin embargo, el mejoramiento genético ha permitido la obtención de variedades que forman bulbos en condiciones de día corto, esto es, 10 a 12 horas, La duración del día aparentemente no tiene un efecto directo sobre la floración, pero sí un efecto asociado con la formación del bulbo y con la elongación de la inflorescencia y su tamaño final. A temperaturas suficientemente altas como para promover la formación del bulbo, los días largos suprimen la emergencia de la inflorescencia. A temperaturas suficientemente bajas como para evitar o retrasar significativamente la formación del bulbo, los días largos aceleran la emergencia del tallo floral (Huerres y Caraballo, 1988).

Radiación (luz)

Exige mucha insolación (Benacchio, 1982).

Temperatura

Rango 10-25°C, con un óptimo entre 15 y 20°C. Es tolerante a las heladas y para la iniciación floral necesita temperaturas inferiores a 14-16°C. Rango 10-35°C, con un óptimo alrededor de los 18°C. Los mejores rendimientos se logran en regiones donde las máximas no superan los 26°C. En general se prefieren temperaturas más bajas en la fase inicial del cultivo y más altas hacia la maduración. Al inicio de la formación de bulbos se requieren temperaturas de entre 15.6 y 25°C (Benacchio, 1982). Durante las etapas anteriores a la formación del bulbo requiere temperaturas inferiores a 18°C. No se requiere vernalización para la iniciación del bulbo, pero ésta es esencial para producción de semilla. La temperatura crítica de helada es –2°C. Durante la formación del bulbo se requieren temperaturas entre 18 y 25°C con una máxima no mayor a 35°C (Santibáñez, 1994). La mínima umbral está entre 2 y 5°C (Brewster, 1982). La iniciación floral ocurre a 9-13°C. El crecimiento de las hojas es óptimo a 23-25°C y el mayor número de hojas se obtiene a 25°C (Huerres y Caraballo, 1988). La temperatura para crecimiento cero es 5°C, con una óptima para crecimiento de 12-23°C y una mínima para desarrollo de 7°C. Para germinación las temperaturas mínima, óptima y máxima son 2-4, 20-24 y 40°C, respectivamente (Yuste, 1997a). Las temperaturas óptimas para la floración están entre 5 y 12°C, aunque existen reportes específicos para la variedad africana BAWKU acerca de una floración satisfactoria en un régimen de temperatura nocturna entre 15 y 21°C. Temperaturas de 28-30°C o más durante el periodo de almacenamiento, no sólo inhiben la inflorescencia in situ, sino que también ejercen un marcado efecto posterior ya sea evitando la iniciación floral durante el segundo periodo de crecimiento o reduciendo en forma significativa la floración.

Precipitación (agua)

Se cultiva principalmente bajo condiciones de riego, requiriendo de 350 a 550 mm durante el ciclo de cultivo. Con una tasa de evapotranspiración de 5 a 6 mm día-1, la tasa de absorción de agua comienza a reducirse cuando se ha agotado alrededor del 25% del agua total disponible (Doorenbos y Kassam, 1979). Requiere de 450 a 800 mm anuales. Es relativamente tolerante a la sequía, sin embargo, no debería faltar agua en las etapas de germinación, formación de la raíz y desarrollo del bulbo. Hacia la maduración debe contarse con un periodo seco (Benacchio, 1982). De acuerdo con Allen et al. (2006), los coeficientes de cultivo para las etapas inicial, intermedia y final de desarrollo, en plantas de 40 cm de altura, destinadas a cosecharse en madurez son 0.7, 1.05 y 0.75, respectivamente. Mientras que, para plantas para cosecharse en verde, éstas alcanzan en promedio una altura de 30 cm y sus Kc son 0.7, 1.00 y 1.00. En el caso de plantas destinadas a la producción de semilla, éstas llegan a alcanzar una altura promedio de 50 cm y sus Kc son 0.7, 1.05 y 0.8.

Humedad relativa

Requiere una atmósfera seca (Benacchio, 1982). Durante el crecimiento del bulbo requiere una humedad relativa inferior al 70%, para la obtención de máximos rendimientos (Santibáñez, 1994). Las condiciones de conservación en cámara frigorífica son -1 a 0°C y 70-75% de humedad relativa; bajo las cuales la cebolla se conserva de 120 a 240 días (Yuste, 1997a).

REQUERIMIENTOS EDÁFICOS

Profundidad de suelo

No requiere suelos profundos (Benacchio, 1982), siendo suficientes 40-60 cm de suelo, siempre y cuando exista buen drenaje. En general, el 100% de absorción de agua tiene lugar en la primera capa de suelo de 0.3 a 0.5 m de profundidad (Doorenbos y Kassam, 1979).

Textura

Los mejores suelos para la cebolla son los migajones (González, 1984). Prefiere suelos francos, francos arenosos, franco- arcillo-limosos (Benacchio, 1982). Le es favorable una textura de suelo migajón-arenosa. Requiere suelos de textura media (Doorenbos y Kassam, 1979).

Drenaje

Requiere suelos bien drenados (Doorenbos y Kassam, 1979).

pH

La cebolla no tolera acidez y se desarrolla en un rango de pH de 6.0 a 7.5 (Benacchio, 1982). Es favorable un pH de suelo de 6 a 7 (Doorenbos y Kassam, 1979). Su rango de pH va de 4.3 a 8.3, siendo el óptimo alrededor de 6.4 (FAO, 1994).

Salinidad/Sodicidad

Moderadamente tolerante a la salinidad (Benacchio, 1982). Se considera un cultivo sensible a la salinidad, siendo la disminución del rendimiento para diferentes niveles de salinidad, la siguiente: 0% para una conductividad eléctrica de 1.2 dS m-1; 10% para 1.8 dS m-1; 25% para 2.8 dS m-1; 50% para 4.3 dS m-1 y 100% para 7.4 dS m-1 (Doorenbos y Kassam, 1979).

Fertilidad y química del suelo

Las cantidades (kg ha-1) de elementos minerales requeridas para una producción estimada de 26 t ha-1 son: Nitrógeno 28, Fósforo 12.5, Potasio 25, Calcio 6.9, Magnesio 1, Azufre11, Cobre 0.02, Manganeso 0.05 y Zinc 0.19.

CARACTERÍSTICAS DE RESPUESTA AL CAMBIO CLIMÁTICO

Respuesta a ambientes enriquecidos de CO2

El incremento de dióxido de carbono tiene un efecto de incremento del rendimiento (Daymond et al., 1997). En condiciones de 1000 μmol mol−1 de CO2, la cebolla tiene un incremento de 22% en la fotosíntesis y de un 40% en la producción de biomasa, con relación a plantas cultivadas en CO2 ambiente (400 μmol mol−1 de CO2) al cosecharse a los 30 días (Jasoni et al., 2004). El contenido de carbohidratos en bulbos es mayor en condiciones de CO2 elevado (532 μmol mol−1 CO2) que en condiciones de CO2 ambiente (374 μmol mol−1 CO2). Sin embargo, el contenido de carbohidratos en hojas fue menor en condiciones de CO2 elevado que en CO2 ambiente.

Respuesta a ozono

Cuando cultivares tolerantes a ozono son expuestos a elevado O3, presentan un rápido cierre de estomas (Engle y Gabelman, 1966).

Resistencia a sequía

La cebolla es un cultivo sensible al estrés hídrico, aunque éste no sea muy severo (Eticha, 2008). En general, con la sequía hay una reducción de rendimiento de los bulbos y de su calidad, ya que el tamaño y peso de éstos disminuye y el porcentaje de cebollas con un solo centro es menor, también se experimenta una reducción del área foliar, reduciendo la capacidad fotosintética de la planta. La respuesta del cultivo depende de la etapa de desarrollo en la que ocurre el déficit de agua; en la etapa vegetativa es cuando menos se afecta el cultivo en términos de rendimiento y otros parámetros, ya que la planta tiene tiempo suficiente para recuperarse, las etapas más críticas son la formación y llenado del bulbo (Eticha, 2008). En las plántulas recién germinadas, la falta de agua hace que entren en un estado de inactividad fisiológica, que detiene el crecimiento de la parte aérea y radical, la actividad se restablece al mejorar la disponibilidad del agua (Whalley et al., 2001). Si este estrés hídrico ocurre al final del ciclo, esta condición fuerza a los bulbos a madurar, lo que reduce el rendimiento, pero incrementa el contenido de materia seca en el bulbo y la cantidad de sólidos solubles. En los bulbos cosechados bajo estrés hídrico se retrasa el rebrote del bulbo, lo que alarga la vida de anaquel del producto.

Tolerancia a altas temperaturas

No se considera un cultivo tolerante a altas temperaturas. Más bien se adapta a ambientes templados y semifríos, donde las temperaturas máximas generalmente no rebasan los 30°C.

Fuentes de consulta

  1. Benacchio, S.S. 1982. Algunas exigencias agroecológicas en 58 especies de cultivo con potencial de producción en el Trópico Americano. FONAIAP-Centro Nal. de Inv. Agropecuarias. Ministerio de Agricultura y Cría. Maracay, Venezuela. 202 p.

  2. Brewster, J.L. 1982. Flowering and seed production in overwintered cultivars of bulb onions. J. of Hort.Sci., 57(1):103-108.

  3. Daymond, A.J., T.R. Wheleer, P. Hadley, R.H. Ellis, and L.I.L. Morison. 1997. The growth, development and yield of onion (Allium Cepa L.) in response to temperature and CO2. The Journal of Horticulture Science and Biotechnology, 72(1):135-146.

  4. Doorenbos, J. y A.H. Kassam. 1979. Efectos del agua sobre el rendimiento de los cultivos. Estudio FAO: Riego y Drenaje No. 33. FAO. Roma. 212 p.

  5. Engle, R. L., W.H. Gabelman. 1966. Inheritance mechanism for resistance to ozone damage in onion. Proc. Am. Soc. Hortic. Sci., 89:423-430.

  6. Eticha B., G. 2008. Modelling the water soil balance to improve irrigation management of traditional irrigation schemes in Ethiopia. PhD. Dissertation. University of Pretoria.

  7. González de C., M. 1984. Especies vegetales de importancia económica en México. Ed. Porrúa. México, 305 p.

  8. Huerres, P.C. y N. Caraballo. 1988. Horticultura. Cuba. 193 p.

  9. Santibáñez, F. 1994. Crop requirements: Temperate crops. In: Hanbook of agricultural meteorology. J. F. Griffiths Editor. Oxford Univ. Press. New York., USA. pp. 174-188.


Daño por trips en pepino

Daño por trips en pepino

  • El Field

Los trips son transmisores de virus como el TSWV y el TMV.

Leer más

Mildiu del pepino

Mildiu del pepino

  • El Field

La doradilla es una de las enfermedades que evitan la fotosíntesis de la planta.

Leer más

Araña roja en el cultivo de pepino

Araña roja en el cultivo de pepino

  • El Field

La araña roja es un ácaro que prefiere los climas cálidos y secos, conoce sus condiciones favorables para evitar su presencia.

Leer más

Escribe un comentario

Todos los comentarios son revisados antes de ser publicados

Este sitio web usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestro aviso legal.